7 de nov. de 2010

POLITICA EXTERIOR, SOBERANÍA E INTEGRACIÓN DE VENEZUELA AL CONTEXTO FLUVIAL

LA POLÍTICA EXTERIOR DEL SOCIALISMO VENEZOLANO                              
El 03 de diciembre de 2006 el pueblo de Venezuela no sólo reeligió al Presidente Hugo Chávez para un nuevo periodo de seis años, sino que, con ese respaldo, apoyó la profundización integral de la Revolución Bolivariana, traducida en la construcción de un nuevo sistema de relaciones sociales, políticas y económicas, es decir, el socialismo del siglo XXI. La derecha venezolana arremete contra el Gobierno Bolivariano y su propuesta socialista desde todos los frentes posibles, siendo uno de los más constantes el de la política exterior. Argumentan, entre otras cosas, que Hugo Chávez ha aislado al país con su “retórica antiimperialista”, generando conflictos innecesarios con Washington; que se han alejado las inversiones extranjeras; que el gobierno no hace más que regalar el dinero y los recursos naturales de los venezolanos apoyando otros pueblos y nutriendo los procesos de integración con ayudas financieras o facilidades energéticas sin consentimiento popular interno; que la diplomacia petrolera venezolana compra los votos de otros Estados en las organizaciones internacionales. Ignoran los opositores cuáles son las líneas éticas principistas de una Revolución humanista. La campaña mediática en contra de la política exterior bolivariana es perenne, maximizada en los medios privados nacionales e internacionales. Llegan al punto de subestimar a otros pueblos y gobiernos, asegurando que la “chequera chapista” compra sus apoyos y votos. Sin embargo, los electores venezolanos le dieron el más amplio apoyo al Presidente Chávez, votaron por el proyecto socialista y respaldaron su política exterior con contundencia.


Soberanía: La política exterior venezolana es hoy absolutamente autónoma y sus directrices son concebidas en el gobierno nacional, como fiel representante de su pueblo, y ejecutadas y evaluadas por sus instituciones y el apoyo popular.


Multipolarismo: El equilibrio del universo, al cual se refería el Libertador como fuente de un mundo en paz, está hoy más vigente que nunca en Venezuela. En la búsqueda de la conformación de un mundo multipolar, de un equilibrio que detenga las pretensiones unilaterales de Washington, Venezuela ha impulsado la conformación de bloques regionales, comenzando, por supuesto, por la consolidación de la unión latinoamericana a través del fortalecimiento del MERCOSUR, la concreción del ALBA e iniciativas solidarias como Petrocaribe, con el único objetivo estratégico de facilitar la conformación de un polo de poder latinoamericano.


Solidaridad y complementariedad: El gobierno venezolano ha venido desarrollando políticas de unión entre los pueblos, más allá cooperación o negocios entre los Estados, facilitándose ambos procesos cuando se cuenta con gobiernos que realmente interpretan a sus pueblos.


Antiimperialismo: Se desprende de los principios anteriores la decidida voluntad de enfrentar y luchar contra el imperialismo estadounidense o transnacional, como también contra cualquier otra variante imperial que se presente como obstáculo para el futuro de nuestros pueblos.


Respeto al derecho internacional: Venezuela se propone hacer sentir el peso del derecho internacional público, respetando principios como la autodeterminación de los pueblos, la no intromisión en asuntos internos y la democratización de las organizaciones internacionales, la solución pacífica de las controversias ,entre otros.


Respeto y protección de la humanidad y la ecología: el cambio del sistema económico – productivo que propugna el Gobierno Bolivariano, apunta hacia la adopción de esquemas de desarrollo sustentable y de lucha contra la miseria. Una nueva economía productiva, en armonía con la naturaleza, que le garantice a las generaciones venideras el disfrute de los recursos naturales y de la vida misma, partiendo de la base de que el capitalismo está arrasando con el medio ambiente y ello pone en riesgo la propio supervivencia de la especie humana en el mediano plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada